Cómo aprenden los niños inglés en Communicate

 

Entre los dos y los seis años el aprendizaje del inglés se realiza de una manera natural si se utiliza la metodología adecuada.

¿Por qué empezar con el inglés a edades tempranas?

A esas edades, se cuenta con una fuerte automotivación y capacidad de imitación que hace que los pequeños aprendan el lenguaje de forma inconsciente, a diferencia de adolescentes y adultos. Es más fácil imitar la pronunciación y descubrir las reglas intrínsecas. La idea de que aprender a hablar inglés es difícil ni se les pasa por la cabeza, a menos que se la sugieran los adultos, quienes, probablemente, se iniciaran en una segunda lengua a una edad posterior a través de libros de texto de gramática.

El proceso de aprendizaje no es consciente, al contrario de lo que ocurre en la adolescencia o en el caso de los adultos. Al alcanzar la pubertad nos volvemos más tímidos, la habilidad para aprender una lengua disminuye, sienten que tienen que estudiar inglés de forma consciente y se producen los procesos de traducción.

La lengua oral aparece de forma natural antes que la lectura y la escritura.

¿Por qué Communicate propone aprender una segunda lengua a partir de  los dos años de edad?

A esa edad aún se utilizan estrategias individuales e innatas de adquisición del lenguaje para poder desenvolvernos en la lengua materna y, adecuadamente guiados, los niños pronto descubren que  esas estrategias les sirven igualmente para aprender inglés u otro segundo idioma.

En Communicate aprovechamos esta disposición natural de los más pequeños para enseñar a través de actividades didácticas, lúdicas y compartidas. Primero les indicamos que busquen  el sentido de la actividad y, después, que encuentren  significados, contextos, etc,  a partir de la lengua que comparten con el adulto – profesor.

Cuando se aprende una segunda lengua  a edad temprana de forma natural se utilizan las mismas estrategias de adquisición del lenguaje durante toda la vida. Por tanto, dominar  una tercera o cuarta lengua les resultará mucho más fácil. Digamos que ya tienen parte del camino recorrido.

 

 

Share

”Context to context”, el método Communicate

EL PROBLEMA

La enseñanza tradicional de un idioma moderno se centra en la gramática y el vocabulario, con algún apartado sobre la pronunciación. A continuación, se propone trabajar en las cuatro destrezas (las comprensiones escrita y oral, las expresiones escrita y oral). A nuestra manera de ver, esto lleva con frecuencia a una visión sólo parcial de la comunicación, que viene a ser el objetivo habitual del estudio de un idioma: se aprende una gran cantidad de gramática para la que luego hay que buscar ‘un hogar’, o sea un contexto apropiado. El problema es que esto distorsiona la comunicación: no comunicamos para practicar/intercambiar estructuras gramaticales, sino para expresar significados.

LA SOLUCIÓN

Los significados se expresan mediante dos modalidades: la verbal y la escrita. Parece tener lógica, entonces, basar nuestros estudios en esta misma vía. Si parto de una conversación, termino con otra paralela; si parto de un texto escrito, termino con otro parecido. Se recoge así, de manera natural, la transferencia de habilidades que supone cualquier proceso de aprendizaje: aprendo cómo funciona esto en el otro idioma, me doy la vuelta y lo intento yo. A nuestro entender, esto refleja la vida real y una práctica integral de la comunicación. Y así es la solución que proponemos en nuestras enseñanzas:

  • Escucho un audio con un contexto concreto, trabajo la comprensión del mismo; analizo los aspectos fonéticos y lingüísticos de la intervención (monólogo o diálogo), los practico en unos ejercicios controlados y, finalmente, me lanzo a la práctica, bajo la supervisión del/a profesor/a.
  • Leo un texto para entender su mensaje/ finalidad comunicativa; analizo los componentes estructurales y  lingüísticos, los practico en unos ejercicios controlados y finalmente redacto otro texto paralelo, bajo la supervisión del/a profesor/a.

De esta forma, sé cuál es el punto de partida y dónde quiero llegar, ya que estoy trabajando desde  un contexto claro hacia otro igual de claro. De ahí que denominemos a esta solución o modo de enfocar la enseñanza de un idioma ‘context to context’.

¿A tí también te parece que esto tiene lógica? Pues,  ya sabes dónde acudir para que te ayudemos a que te comuniques en inglés.

¡Aquí te esperamos!

Share